El dedo en la llaga


INGENIEROS AGRÓNOMOS


Por Hernán Pérez Zapata (1)


Por estos días se conmemora en todo el país, el día nacional del Ingeniero
Agrónomo colombiano instituido desde el 24 de noviembre de 1958 en el Primer
Congreso Nacional de la profesión en la Facultad  de Agronomía  en la U.
Nacional , sede Medellín .

Hace unos 10.000 años surgió la agricultura y la ganadería en la comunidad
primitiva para abastecer los alimentos que no proporcionaba suficientemente
la naturaleza para satisfacer las crecientes necesidades del hombre. Con el
desarrollo de la ciencia y la experimentación en Europa, hace unos 250 años,
surge la Agronomía como ciencia para el estudio de los cultivos y sus
tecnologías, con el mismo propósito de nuestros antepasados.

En Colombia, la Expedición Botánica encabezada por José Celestino Mutis
aportó significativamente al desarrollo de ésta actividad. También fue
decisiva en la revolución cultural que contribuyó a nuestra emancipación del
coloniaje español.

La primera promoción de egresados como Ingenieros Agrónomos-Médicos
Veterinarios en 1916 en la Facultad de Medellín y la evolución de las
profesiones agropecuarias  en todo el país, en los últimos 86 años, ha sido
de enorme significación para el desarrollo del campo y su contribución al
progreso industrial y de las demás actividades  que han construido la nación
colombiana de hoy.

La conmemoración de la efemérides en Cereté, Córdoba, el pasado 22 de
noviembre, con el apoyo de la Facultad de Ciencias Agrícolas de la U. de
Córdoba, en cabeza del Decano Teobaldis Mercado Fernández y del Rector (E)
Lázaro Reza García, fue una excelente ocasión para reflexionar con mas de
300 ingenieros agrónomos y estudiantes de la Ingeniería Agronómica, sobre el
pasado reciente, la situación actual y las perspectivas de las profesiones
del agro, fundamentales para la seguridad alimentaría nacional
autoabastecida, como lo sustentaron correctamente el Decano y el Rector.

La apertura económica de los últimos 13 años tiene postrado el sector
agropecuario en Córdoba con su enorme potencial en 2.500.000 hectáreas de
excelente calidad para la producción y con las valiosas contribuciones de la
Universidad en la formación de millares de ingenieros agrónomos y médicos
veterinarios desde 1965. La crisis rural de Córdoba es reflejo de la crisis
nacional provocada por el incremento de las importaciones de 700.000
toneladas en 1990 a  7.000.000 de toneladas del año anterior y que se están
completando en cantidades similares en el presente año.

Con el Área de Libre Comercio de las Américas, ALCA, como una imposición del
Gobierno de los Estados Unidos para beneficio de sus transnacionales
financieras y comerciales, se profundizará esa política de libre
importación. Nos imponen llegar a aranceles del 0% hacia el año 2015, sin
tener en cuenta las enormes prerrogativas y subsidios de la potencia del
norte a su producción exportable.

Con el ALCA se plantea no solo acabar con lo que queda de la producción
agropecuaria nacional, sino también acabar con la Agronomía y demás
profesiones agropecuarias. Y no solo será la ruina del sector primario, sino
también el de la industria que ha soportado mas graves consecuencias que el
sector rural en los 13 años de la aplicación de éstas políticas   de la
apertura económica, causantes de la crisis económica que soportamos.

El mejor homenaje que podremos hacer a la Ingeniería Agronómica en su día
clásico y todos los días del duro trajinar patriótico de los profesionales
del sector agropecuario, no puede ser otro que estrechar aún mas la unión y
resistencia civil al lado de los productores nacionales por la salvación del
sector, la defensa de nuestro trabajo y fundamentalmente conquistar  nuestra
seguridad alimentaria autoabastecida. Con ello está la defensa de nuestra
soberanía  como lo hicieron los fundadores de la ciencia y la agronomía en
la época de nuestra primera emancipación del yugo extranjero.

(1) Presidente Asociación Colombiana de Ingenieros Agrónomos, ACIA
Correo electrónico:
hperezapta@hotmail.com